PARK CITY, Utah., 25 de enero de 2016.- “Me partió el corazón la tragedia que tantas personas viven a diario… el sufrimiento de tanta gente todos los días… el sufrimiento bajo el terror de los cárteles… el sufrimiento bajo un gobierno tan corrupto como ineficaz me motivó, me llevó a hacer esta película”, revela Matthew Heineman, director del documental Tierra de Cárteles, nominado al Óscar.

En entrevista exclusiva para Quadratín México, durante el Festival de Cine Sundance que se lleva a cabo del 21 al 31 de enero, Heneiman, de 32 años y residente de Nueva York, habla apresurado y claro.

Sus ojos grandes y azules, van de un lugar a otro, nerviosos, alrededor del sótano de New Frontier, donde Heineman habló en un panel junto con el director irlandés Kevin MacDonald, cuya película El Último Rey de Escocia ganó el Óscar como Mejor Película en 2006.

Alrededor todo es movimiento, ruido y prisa en vistas al siguiente panel. Cámaras de todo tipo y micrófonos. Gente yendo y viniendo.

Heineman asegura que la finalidad de su documental es ofrecer una ventana hacia un mundo al que la gente no siempre o no necesariamente tiene la oportunidad de ver. Y espera haberlo logrado.

“Nunca se puede decir que una película va a cambiar los problemas señalados de México, pero ojalá que Tierra de Cárteles proporcione como mínimo una ventana a ese mundo y abra el diálogo”, dice y denuncia:

“En Estados Unidos estamos obsesionados con ISIS (siglas en inglés del Estado Islámico de Irak y Siria). Obsesionados con todos estos conflictos alrededor del mundo, pero este conflicto existe justo en nuestra frontera y somos responsables”.

La nota en Quadratín México.