CHILPANCINGO, Gro., 28 de julio de 2014.- El gobierno municipal de Tixtla organizó un evento para entregar armamento a la Policía Rural de El Durazno, pero en calidad de “préstamo”, pues sólo es para cumplir con un acto protocolario en el desfile del 9 de agosto.

Este lunes, el director de Seguridad Pública de Tixtla, Rubén Reyes Zepeda, encabezó un evento en el zócalo del pueblo, en el que entregó cinco escopetas de uso y toletes a los más de 20 elementos que conforman la Policía Rural de El Durazno.

Al término del evento, algunos elementos de la Policía Rural revelaron que las armas solamente son para marchar frente al gobernador Ángel Aguirre Rivero, en el desfile del 9 de agosto, fecha en que se conmemora el natalicio del general Vicente Guerrero.

Es decir, el gobierno de Tixtla montó un acto de entrega de armamento a la Policía Rural, pero sólo se les prestarán los rifles durante 12 días.

El presidente de los bienes ejidales de la comunidad y elemento de la Policía Rural, Artemio de Jesús Barrera, reprochó que después del 9 de agosto tendrán que defender al pueblo “a punta de macanazos”, que es lo único que les dejará el municipio.

Lamentó que el acto de entrega de armamento fuera solamente un montaje, ya que las escopetas son para que el gobernador presuma su Policía Rural en el desfile.

“Hace mucha falta el apoyo real del gobernador, quien fue el que propuso la creación de las Policías Rurales”, expresó.

Indicó que los elementos de la Rural ya fueron capacitados por instructores de la Secretaría de Seguridad Pública de Tixtla, pero a la fecha no cuentan con uniformes. Por ello, utilizan el uniforme de la Policía Preventiva.

“No somos policías municipales, somos Rurales por iniciativa de las autoridades y ni si quiera nos quieren dar apoyo con uniformes, ni armas o gafetes que nos acrediten”, reprochó.

De Jesús Barrera llamó al gobernador a “echarle más ganas”, pues El Durazno es la única comunidad de Tixtla que se integró al proyecto de la Policía Rural que promoción el gobernador y se convierte también en el único pueblo del municipio que no forma parte de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC).