ACAPULCO, Gro., 13 de Agosto de 2014.- Ante la nula respuesta de las autoridades estatales para resolver el pliego petitorio de los policías de Acapulco que se encuentran en paro, el asesor jurídico de los uniformados, José Antonio Lemus Beltrán confirmó que depositaron un amparo contra la no contestación a sus demandas.

En conferencia de prensa en las instalaciones de Seguridad Pública, informó que esperarán 72 horas a la respuesta de las autoridades o que a través de la justicia federal pueda provocarse la respuesta que están esperando en torno al aumento salarial del 20 por ciento, seguro de vida por un millón 200 mil pesos, entre otros puntos.

Acompañado por los paristas, detalló que en caso de que no atiendan su solicitud en tres días, ya tienen definido su plan de acción que será dado a conocer en su momento y que forma parte de una resistencia pacífica.

Denunció que las autoridades están amagando a los uniformados en paro con retenerles el salario e integrarles procedimientos administrativos en su contra para obligarlos a que regresen a trabajar.

Aclaró que no se trata de una manifestación política, como lo dijo el gobernador Ángel Aguirre Rivero, sino de una atención justa para poder dar de baja a un elemento de la corporación.

Mencionó que elaboraron un escrito dirigido al secretario de Seguridad Pública, Leonardo Vázquez Pérez para establecer una mesa de diálogo para solventar los puntos del pliego petitorio, ya que en la reunión que tuvieron con el alcalde Luis Walton Aburto el pasado 3 de agosto, el edil reconoció que no tenía capacidad para resolverles sus demandas.

Solicitó al mandatario estatal, que al igual que el municipio, pueda expresar si tiene capacidad de respuesta a su pliego petitorio y recordó que a cuatro meses de que inició la depuración, solo se ha evaluado un 30 por ciento del personal de seguridad pública por lo que para que concluya el proceso podrían pasar ocho meses, porque aún resta el 70 por ciento del personal de seguridad.

“Faltan otros ocho meses para que se dé el proceso de depuración, evaluación y certificación de la policía, la sociedad está pagando el costo de tener una policía improductiva”, concluyó.