Sansón y Dalila

“El criminal no se volverá a salir (…) sería imperdonable”…

La garantía del secretario de Gobernación ataja cualquier suspicacia sobre un eventual descuido que pudiese abrir otra vez las rejas del penal del Altiplano al enemigo público número uno.

Miguel Osorio Chong manda un claro mensaje: el gobierno aprendió de sus errores y corrigió de inmediato todas las fallas que lo hicieron caer en el abismo del ridículo.

En medio del morbo generado por este nuevo drama de La bella y la bestia, estelarizado por el capo Chapo y el oscuro “objeto” de su obsesivo deseo, el responsable de la seguridad del país se aparta del chisme novelesco para poner a cada quien en su lugar.

El secretario de Gobernación nos aclara que los mensajes no tan cifrados entre el narco más famoso del mundo y la actriz Kate del Castillo confirmaron la ubicación del más buscado pero apenas fueron un elemento más acumulado al trabajo de los servicios de inteligencia del Estado; también confirmó que la suerte es de quien las trabaja, en referencia a la afortunada localización del vehículo robado a bordo del cual El Chapo y su lugarteniente –El Cholo– pretendían esfumarse.

Osorio Chong opta por la transparencia para blindar la versión oficial sujeta al bombardeo de especuladores y ociosos aficionados al complot.

La recaptura de El Chapo si bien se reconoce como un triunfo del gobierno, en el fondo es la corrección de la peor falla cometida por las instituciones de seguridad, en los últimos tiempos. Por esa razón, no sólo el encierro del capo sino el trato que recibe –falso que esté incomunicado, aclara Osorio Chong– y la postura de la autoridad federal debe ser manejada con total transparencia.

Los responsables de mantener al preso 3870 a buen resguardo deben eliminar cualquier sombra de sospecha sobre posibles tentaciones corruptoras; están obligados a garantizar el respeto de los derechos humanos del recapturado, evitar a cualquier precio que proceda la mínima queja del ejército de abogados al servicio del criminal, pero además, cerrar el paso a versiones desinformadas sobre una eventual extradición y la supuesta renuncia a aplicar la ley mexicana a secas.

Sansón se va a quedar en México para ser “exprimido” no precisamente por “su” Dalila. Lo más importante por ahora –asegura Osorio Chong– es desmantelar la logística y el sustento financiero de su red criminal… después, ya veremos.

EL MONJE MORBOSO: Mientras, siguen filtrándose los textos de la atracción fatal entre elseñor Chapo con Teresa Mendoza, la mera mera Reina del Sur.

@JoseCardenas1 | [email protected] | www.josecardenas.com