Otra vez los demonios andan sueltos en el PRD… y ni quién los amarre. Al principal partido de la izquierda nacional no le hacen falta los enemigos de fuera, con los de adentro tiene suficientes.

El costo que el PRD está pagando para poder flotar luego de las probables acciones criminales del ex alcalde de Iguala, y su dominante señora, y la defensa ignominiosa del gobernador con licencia Ángel Aguirre, han sido golpes rotundos a su credibilidad política.

Ese Titanic –dizque insumergible– ha sido golpeado por un iceberg gigantesco; navega a la deriva, el capitán está borrado, y el resto de la tripulación deambula con puñales entre dientes. El PRD podría naufragar o al menos convertirse en submarino amarillo…

Para Los Chuchos, aferrados al poder del partido-partido, llegó la hora de pagar facturas; sus enemigos internos se frotan las manos; cobrarán cara la cadena de agravios acumulados en tiempo y forma.

La tribu de Izquierda Democrática Nacional –de René Bejarano– no duda en asestar la puntilla; acusa a Los Chuchos de protección y encubrimiento del ex alcalde igualteco.

Al vendaval sin rumbo se suma Miguel Barbosa; el despechado senador atiza a sus ex socios; exige a dirigentes y ex dirigentes declarar todo lo que sepan del caso Ayotzinapa ante la PGR; confesar lo inconfesable para explicar sus relaciones políticas, personales… y de negocios con los emperadores defenestrados. Barbosa acusa a Carlos Sotelo, –líder de la tribu Patria Digna– por haber postulado a José Luis Abarca como candidato a la alcaldía de Iguala en contubernio con Lázaro Mazón… y se deslinda de cuando él ocupaba la Coordinación General de Nueva Izquierda.

En un intento de controlar daños, Jesús Zambrano, Jesús Ortega y Guadalupe Acosta Naranjo dan la cara. Descalifican a Barbosa y Acuerpan a Carlos Navarrete… y se tragan el sapo; aceptan la responsabilidad política de postular al impresentable Abarca pero reparten culpas con El Peje López Obrador… y de paso insultan a la prensa “jodida” que los trae “entre ceja y madre”.

Los golpes por debajo del cinturón dinamitan cualquier posibilidad de salvación sin lesión; los pleitos internos vuelven a aflorar con el escándalo. Nadie puede sorprenderse con la cena de negros, pero a diferencia de los encontronazos anteriores, la ropa sucia ya no sólo se lava en casa…

El daño a la imagen del PRD es mayúsculo. Las simpatías por la primera fuerza de izquierda se van a la basura.

Es sintomática la expulsión de Jesús Zambrano de Ciudad Universitaria quien el martes pasado tuvo que huir a paso veloz bajo una lluvia de reproches e insultos. Apenas “ayer” hubiese sido inaudito el repudio al perredismo en territorio aliado históricamente. Lo mismo ocurrió hace un mes con la reprobable agresión a Cuauhtémoc Cárdenas durante la primera marcha en reclamo de justicia por la tragedia de Ayotzinapa.

Detrás de los ataques a las figuras emblemáticas del perredismo, está la indignación, el hartazgo y sobre todo, la decepción de quienes pensaron en ese partido como una opción política real ante el priismo y sus aliados de la derecha panista.

Iguala, iguala al Partido de la Revolución Democrática con lo peor de la historia política mexicana. La red de acuerdos y protección tejida en Guerrero es muestra de que la mugre no tiene color, y la corrupción – como dice el Presidente de la República– están en la cultura de todos aquellos quienes sólo buscan el poder.

EL MONJE LOCO: Mientras los incendiarios del Metrobús declaran la “guerra social”, el clamor nacional de justicia por el caso Ayotzinapa enciente las alarmas de peligro, consultores y analistas económicos advierten los estragos causados por la inseguridad y la impunidad. Especialistas nacionales y extranjeros estiman un raquítico crecimiento del 2.3% para este año… muy lejos del 2.7% pronosticado por el secretario de Hacienda. La OCDE, en cambio, habla con optimismo; José Ángel Gurría estima un crecimiento del 4.2%… pero hasta 2016. ¿Y mientras, a los de a pié a sólo nos queda protestar y comer ansias?… si usted va a la tlapalería, ahí le encargo unos focos rojos.

@JoseCardenas1| [email protected]| josecardenas.com.mx