De poco sirvió a la PGR dar por agotadas las líneas de investigación del caso Iguala; la ausencia de los 43 de Ayotzinapa persiguió hasta Ginebra, Suiza, a la delegación mexicana que –ayer y hoy– encara al Comité de la Organización de las Naciones Unidas contra las desapariciones forzadas.

 

Pese a los esfuerzos discursivos, el afán de diálogo y la voluntad expresada por el Embajador Juan Manuel Gómez Robledo, no hay manera de conseguir una calificación aprobatoria… ni siquiera parece posible conceder a México el beneficio de la duda.

 

A Suiza no solo llegaron los padres de los normalistas para exigir la reapertura del caso –así lo dijeron–. Sus reclamos, respaldados por organizaciones defensoras de derechos humanos, son el punto culminante de una larga lista de carencias, fallas y errores… una protesta que pone en evidencia la incapacidad y la falta de verdadera voluntad oficial para resolver uno de los problemas que más han lastimado al país.

 

En tal contexto, el Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, presentó un documento de 14 puntos que a la vez es denuncia y propuesta: “hay falta de congruencia entre lo dispuesto por las normas y la realidad; la impunidad y los altos niveles de violencia e inseguridad ocasionan que los derechos humanos sean vistos como una situación meramente discursiva, lo cual cuestiona la validez y vigencia de las instituciones”.

 

El ombudsman proponeun verdadero sistema de localización con estrictos protocolos de búsqueda, porque en México no existe un Sistema Nacional de Información Genética; demanda la reglamentación de  la Ley del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas; tipificar como delito la desaparición por particulares; establecer en el marco legal la declaración de ausencia por desaparición; aceptar la competencia de la ONU para investigar casos particulares por desaparición… “Si no se comienza por ahí, no habrá incentivos para terminar con la simulación y abatir la impunidad”, advierte.

 

González Pérez tiene toda la razón; la tragedia de Iguala debe ser un punto de inflexión para resolver un problema permanente, anquilosado e ignorado con toda negligencia… por esta y anteriores administraciones.

 

EL MONJE LOCO: Los chinos responden rápido y furiosos; lamentan la decisión de suspender el proyecto del tren veloz México-Querétaro. El máximo planificador económico de aquella lejana tierra exhorta al gobierno mexicano a manejar apropiadamente las repercusiones de la decisión anunciada el viernes pasado. “México tiene que evaluar convenientemente la gran cantidad de mano de obra y dinero que las empresas chinas habían invertido en la licitación del proyecto, y adoptar medidas para continuar desarrollando la cooperación bilateral“, amenaza… ¿Y sí no copelamos, cuello? LA ÚLTIMA Y NOS VAMOS: ¿No habrá cereza en el pastel? A salto de mata, La Tuta dice adiós; se proclama arrepentido y tunde a los “jefes” viagras encargados cazarlo; llama a Los Templarios a hacer su vida y abandonar la delincuencia organizada; por pendejo los anduve comandando, ¡pero eso se acabó! El “mesías michoacano” manda bendiciones;  se esfuma… y deja todo apestando a azufre.

 

@JoseCardenas1| [email protected] | www.josecardenas.com