A los focos rojos en Guerrero y Michoacán, sume los de la tierra de Benito Juárez y Porfirio Díaz.

 

El gobernador Gabino Cué –engallado–  garantiza los comicios del 7 de junio; lo ratifica su aliado y cómplice federal, el subsecretario de Gobernación Luis Enrique Miranda… sin embargo ignoramos el costo.

 

–¿Cómo le harán uno y otro para desactivar la bomba de tiempo activada por la CNTE?

 

Cué descarta aplicar la fuerza pública para contrarrestar el boicot. No quiere ni puede enfrentar al ejército de maestros con pocos policías mal armados, mal preparados… y mal alimentados. El mandatario oaxaqueño apuesta por el diálogo para resolver todas las demandas magisteriales… algunas redactadas como verdaderas amenazas.

 

La CNTE rechaza la armonización de la ley educativa local –por aprobarse la semana que viene– con la reforma federal; la presentación con vida de los activistas Carlos René Román Salazar y Guadalupe Pérez Sánchez; el esclarecimiento de asesinatos resultado de la lucha…y la libertad de todos los presos políticos del país.

 

Para salir del paso, el gober Cué se apoya en el subsecretario Miranda, hombre de todas las confianzas del Presidente de la República, señalado en columnas periodísticas como el único bombero del mundo capaz de combatir incendios a billetazos; identificado como uno de los principales obstáculos de la reforma educativa por su método dizque conciliador, el cual termina por ceder a las peticiones del magisterio rebelde… incluso por encima de la ley.

 

Ante senadores, Miranda ha sido contundente; según él la reforma  educativa se ha convertido en una problemática generalizada por la incertidumbre que genera en el magisterio nacional. El avance prometido por el cambio constitucional es para el funcionario un dolor de cabeza permanente por el riesgo de ingobernabilidad detrás de la beligerancia de los profesores inconformes. Él y solo él puede lidiar con el problema por instrucciones de Los Pinos. Por cuestiones de contrato, la SEP no puede negociar con la CNTE en pie de lucha, sólo con el SNTE agachón… el problema con los maestros de Oaxaca es político, no precisamente laboral.

 

Hasta ahora el número dos de Gobernación ha podido lidiar con la res brava del magisterio pero no ha logrado resolver el problema de fondo; la crisis secuestra al gobernador… y el tiempo electoral apremia.

 

EL MONJE LOCO: México es un cementerio. No lo dice la ONU, sino los datos revelados por la PGR. En los últimos nueve años han sido encontradas 174 fosas clandestinas en 16 estados del país; 601 cuerpos han localizados por las autoridades; sólo el 20 por ciento ha sido identificado… aunque se enojen en Gobernación.

 

@JoseCardenas1| [email protected] | www.josecardenas.com