Cierto, las elecciones de pasado mañana pintan complejas y riesgosas por la rebelión del magisterio disidente que ha puesto al país de cabeza… y por la amenaza latente de la violencia criminal.

 

Cierto, hay zonas de alto riesgo en siete estados e incertidumbre en 12 mil secciones electorales por conflictos sociales estallados en Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Guerrero, donde el boicot a los comicios ha dejado de ser sólo una amenaza.

 

Cierto, el INE ha hecho lo suyo; cumplido con una logística brutal; aplicado una ley imposible… el resto escapa de sus manos. El Consejero Presidente del INE lo explica de esta manera: “Estamos listos para operar pero si (…) prevalecen condiciones que ponen en riesgo la integridad física de los actores que participan en la jornada, no vamos a ir más allá. No somos responsables de la seguridad pública“.

 

La garantía de seguridad para votantes y funcionarios electorales toca a las fuerzas del orden para evitar el desorden. Policías federales, cuerpos ministeriales, municipales, y soldados del Ejército, están listos para velar por la paz, aunque resulte inconveniente militarizar el proceso.

 

Como sea, la violencia no puede ganar las elecciones, tampoco puede vencernos el desánimo, aunque partidos y candidatos hayan hecho todo lo posible por alejarnos de las urnas.

 

En este contexto surge el dilema: ¿votar o no votar? ¿abstenerse o anular?

 

Este colaborador vota por votar…

 

–¿Por qué?

 

Porque la abstención no es opción; no votar sólo beneficia a quienes tienen las mejores estructuras y el control del llamado voto duro y convenenciero para atiborrar las urnas con cinismo sin contrapesos.

 

Sin duda anular el voto nulo es una posibilidad que desata pasiones; sus promotores ven así la mejor manera de protestar participando, aunque en los hechos un voto nulo carezca de efecto para premiar o castigar; anular equivale a abstenerse… más allá de los efectos psicoterapéuticos.

 

Ojalá no tiremos el voto basurero; ojalá no demos más pasos pa’trás

 

EL MONJE LOCO: Seis estados tendrán gobernador transparente. Los candidatos punteros en Querétaro, San Luis Potosí, Baja California Sur, Colima, Nuevo León y Guerrero respondieron a la iniciativa “3 de 3”; hicieron públicas sus declaraciones fiscales, patrimoniales y de intereses; pueden consultarse –con lupa si usted quiere– en www.candidatotransparente.mx ¿A quienes de los punteros les valió madre la iniciativa? A los candidatos del PRI en Campeche y Michoacán, y al del PAN en Sonora.

 

@JoseCardenas1| [email protected] | www.josecardenas.com