Final de foto en siete estados

El Cuarto Reporte Electoral publicado por la consultoría Integralia, dirigida por Luis Carlos Ugalde, muestra la radiografía de un proceso electoral complejo, convulso… y mugroso; hay focos rojos en los estados de mayor peso electoral.

En Veracruz, con casi 6 millones de votantes, el amor es cosa de tres. Se respira porquería. La guerra de los Yunes por mostrar quién tiene el pasado más vergonzoso allana el camino aCuitláhuac García, abanderado Andrés Manuel López Obrador, ¿o debo decir Morena?

¿Tamaulipas es un pleito pintado de azul?. Baltazar Hinojosa (PRI) y Francisco Javier García Cabeza de Vaca (PAN) aparecen empatados en una contienda marcada por la mugrosa sospecha; el PRI muestra lo mejor de sus malas artes.

La gráfica de Oaxaca parece electrocardiograma. Alejandro Murat (PRI) se cotiza a la baja, lastrado por el apellido; intenta vencer a José Antonio Estefan (PAN-PRD) quien busca controlar daños por la ruptura perredista que marginó a Benjamín Robles (PT), carente de posibilidades de triunfo, dispuesto quitarle votos al PRD y cobrar venganza.

El cuarto estado medio apretadón es Aguascalientes. La tricolor Lorena Martínez aparece cinco puntos abajo del panista Martín Orozco.

En Durango, José Rosas Aispuro (PAN-PRD) técnicamente empata con el tricolor Esteban Villegas.

Tlaxcala, también apretadísimo, podría ser el único estado para lo que queda del PRD.

Según encuestas, Zacatecas será priista con fuerte tufo a Morena… y el clan de los Monreal.

En Puebla, seguro gana el PAN una auténtica elección de Estado.

En Sinaloa, Hidalgo, Quintana Roo y Chihuahua, parece  no haber tanta bronca para el PRI.

Destaca en las encuestas la consolidación de Morena como tercera fuerza política; ¿desplazará al PRD como el gran protagonista de la izquierda?

Antes de la votación los candidatos independientes llegan derrotados; no pesan. Olvídese deBroncos o algo parecido.

En la elección de diputados constituyentes de la Ciudad de México, se pronostica elevado abstencionismo; pocos se tragan la simulación de una fantasía legalista que sabe a veneno.

EL MONJE PESIMISTA: La transparencia electoral es como los llamados a misa. A nueve días de las elecciones, seis de cada diez candidatos no han rendido cuentas de gastos de campaña. 4 mil 669 aspirantes ignoran al árbitro de la contienda. Con el tiempo encima, el INE no podrá fiscalizar a quienes entreguen facturas a última hora. PUNTO Y APARTE: Lo único claro en la guerra por el poder es que habrá una suculenta cena de negros.

@JoseCardenas1 | [email protected] | www.josecardenas.com