CHILPANCINGO, Gro., 7 de agosto de 2014.- Al menos 10 maestros de las regiones Costa Chica, Costa Grande y Tierra Caliente pidieron su cambio de adscripción a otros municipios, a causa de la violencia e inseguridad provocadas por la delincuencia organizada, informó Javier Saldaña Almazán, rector de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro).

En entrevista, reconoció que la violencia también desplazó a varios estudiantes de la región Tierra Caliente y del municipio de Chilpancingo.

En su mayoría, los estudiantes pidieron su cambio a unidades académicas de la Costa Chica, región resguardada por la Policía Ciudadana de la UPOEG y la Policía Comunitaria de la CRAC.

Saldaña Almazán anunció que la Policía Estatal vigilará las instalaciones de la UAGro en Chilpancingo, según se acordó con el gobernador Ángel Aguirre Rivero.

La Policía Estatal se encargará de resguardar la seguridad de estudiantes y maestros, ya que Chilpancingo es uno de los municipios que registra desplazamientos por la violencia.

Este reforzamiento en la seguridad ocurre luego de que un comando armado irrumpió en las instalaciones de Rectoría y se llevó por la fuerza al director de Adquisiciones, Abraham Garay Velázquez.

El funcionario educativo fue liberado tras el pago de un rescate, pero el grupo delictivo advirtió que la UAGro deberá de pagar una “cuota” mensual.

Saldaña Almazán indicó que el reforzamiento en la seguridad contempla patrullajes, vigilancia en los cercos perimetrales, instalación de cámaras de circuito cerrado y un sistema digitalizado de acceso a los centros escolares.

El rector de la máxima casa de estudios de Guerrero informó que también modificarán la hora de entrada y salida de los estudiantes.

Estas medidas de seguridad también se implementarán en el puerto de Acapulco, en la preparatoria número 17 y en Ciudad Universitaria, que son los puntos de mayor incidencia delictiva.

Recordó que a causa de la violencia, el año pasado se cerró el turno vespertino de las preparatorias de Iguala, Acapulco y Ciudad Altamirano.