CHILPANCINGO, Gro., 18 de enero de 2014.- Después de haber lanzado consignas en las puertas del Congreso, manifestantes se retiraron pacíficamente del recinto y se dirigieron una vez más a la autopista.

Cuando llegaron a la entrada de la Autopista del Sol, que conecta al puerto turístico de Acapulco con el centro del país, la movilización se detuvo durante varios minutos.

El punto estaba marcado por dos cruces, una con el nombre de Alexis Herrera Pino, otra con el de Gabriel Echeverría de Jesús, ambos estudiantes de Ayotzinapa.

Ahí donde cayeron sus cuerpos el 12 de diciembre del 2011, abatidos por las balas de la policía durante un desalojo, los maestros se detuvieron a rendir un homenaje.

“Este lugar representa la muerte, pero no la muerte de nuestros compañeros, sino el inicio de una batalla para lograr la muerte del hambre, de las injusticias, de los gobiernos espurios, neoliberales y represores, representa la muerte de los traidores. Este lugar representa la muerte de nuestros compañeros caídos a lo largo de la lucha histórica del magisterio movilizado, muy especialmente de los compañeros de Ayotzinapa”, expresó por el micrófono uno de los líderes de la CETEG.

Entonces, en una única voz, los miles de manifestantes lanzaron una consigna: “¡Vestidos de verde olivo, políticamente vivos, no han muerto camaradas, su muerte será vengada!”.

Tras una serie de consignas exigiendo justicia, otro líder magisterial tomó el micrófono e inició su discurso.

“En estos momentos en que los partidos políticos traicionan a la nación y los poderes están al servicio de intereses ajenos a la nación, los maestros tenemos que ser un ejemplo… no claudiquemos y no traicionemos a esta lucha contra las reformas estructurales que impusieron los ladrones que se han apoderado de la nación”, gritó por el micrófono con la voz ronca.

Sosteniendo la lona que encabezaba la marcha, los nuevos dirigentes estatales de la CETEG levantaron el rostro y escucharon, atentos, las palabras del maestro que ocupaba el micrófono.

“Sabemos que la adversidad y amenazas están por todos lados, la televisión, el gobierno y muchos medios de comunicación hoy se encargan de desprestigiar nuestra lucha, pero ahora poco a poco el tiempo entiende que nuestra nación se deshace”, expresó el docente.

Entonces, se dirigió a los nuevos integrantes de la coordinación estatal de la CETEG, principalmente a Ramos Reyes Guerrero, quien encabezará al magisterio de la entidad en sustitución de Gonzalo Juárez Ocampo: “Compañeros honrados por las bases del estado de Guerrero de la sección XIV, ¿harán cumplir los mandatos de los eventos, congresos y asambleas, así como la lucha y las bases del magisterio guerrerense?”.

“¡Sí, protesto!”, respondieron a coro los nuevos integrantes del comité directivo estatal de la CETEG.

“¡Viva la CETEG, viva el MPG, viva México!”, gritaron los manifestantes.

Un minuto después, continuaron la manifestación.

Giraron a la derecha y ocuparon la lateral sur-norte del Río Huacapa hasta llegar al Palacio de Gobierno.

A las 3 de la tarde no sólo quemaba el sol, también el pavimento calentaba las suelas de los zapatos y hacía arder los pies.

A paso más lento, la movilización tomó su rumbo.

Al llegar al Palacio, los manifestantes clausuraron la entrada principal colgando sus mantas en las rejas.

El sol ahora daba directo a los ojos y los marchistas buscaron refugio bajo algunos árboles, en las sombrillas de los vendedores ambulantes y detrás de algunos vehículos.

Los policías comunitarios se sentaron en las gradas de acceso, al igual que varios maestros y algunos damnificados por la tormenta tropical Manuel que aún no reciben apoyo gubernamental.

En cuestión de segundos se instalaron varios puestos de vendimia con películas pirata y camisas con las imágenes del Che Guevara, Emiliano Zapata y del subcomandante Marcos, del EZLN.

La venta de tepache, agua de coco y raspados de sabores fue también un éxito cuando la temperatura rebasaba los 30 grados y el sol pegaba de frente, además del cansancio y deshidratación provocados por una caminata de varios kilómetros.

Una camioneta con equipo de sonido se estacionó frente al Palacio de Gobierno y tomaron la palabra varios líderes de la CETEG y dirigentes de organizaciones sociales.

Minutos después de las 4 de la tarde, tras una movilización de 5 horas, el MPG dio por concluida su jornada de lucha.