CHILPANCINGO, Gro., 31 de agosto de 2014.- Unas 46 familias damnificadas por la tormenta “Manuel” y el huracán “Ingrid”, que llevan 350 días en un albergue de esta ciudad se quedaron esperando que la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, les entregara su casa.

El 10 de agosto, el delegado estatal de la Sedatu, Héctor Vicario, recorrió con los afectados el fraccionamiento “El Mirador” y se comprometió a que el sábado 30, entregarían las primeras 46 casas prefabricadas con los servicios de agua, drenaje y luz eléctrica, según señala el diario Reforma.

Pero nuevamente se aplazó la entrega hasta el 14 de septiembre, justo cuando se cumple un año de la devastación ambiental que en la capital del Estado provocó daños materiales y cuatro personas fallecidas.

En este fraccionamiento se pretenden colocar mil 200 casas prefabricadas, pero hasta el momento, hay menos de cien y sin servicios.

Si tienes suscripción en Reforma, lee la nota completa aquí: http://bit.ly/1nh6LqC