CIUDAD DE MÉXICO, 22 de enero de 2019.- Aún cuando en Jalisco y Guanajuato siguen padeciendo la falta de gasolina, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que el lunes pincharon ductos de distribución de combustible, por lo que tuvieron que cerrar las válvulas sin afectar el abastecimiento.

El Ejecutivo señaló que a pesar de la tragedia por la explosión de Tlahuelilpan, Hidalgo, que ha dejado hasta este martes 93 muertos, nuevamente existió un intento de sabotaje en los ductos de distribución de combustible, provocando que se suspendiera el servicio del Salamanca-Guadalajara, que fue afectado en cuatro ocasiones.

López Obrador informó que varias de las pinchaduras a los ductos, provocaron algunas fugas de riesgo, destacando que la gente se reservó y se mantuvo al margen, no acudiendo a ellas y evitando que se provocara una nueva tragedia.

Además, hizo un reconocimiento a los distribuidores de gasolina, afirmando que no abusaron de la situación de desabasto para aumentar los precios del combustible en los puntos de venta a los ciudadanos.

La nota aquí.