CIUDAD DE MÉXICO, 19 de noviembre de 2019.- En relación al caso de las familias LeBarón y Langford, y la masacre ocurrida el 4 de noviembre pasado en la Sierra de Chihuahua con límites en Sonora, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador aseguró que si los parientes de las victimas desean reunirse con él, está abierto a hacerlo.

“Nosotros no protegemos a nadie, ya no hay impunidad, entiendo que sigan viendo con desconfianza al Gobierno nada más que ya no somos los mismos, nosotros no vamos a ocultar nada, no vamos a darle impunidad a nadie”, dijo durante la conferencia matutina de este martes.

López Obrador afirmó desde Palacio Nacional que no se trata de caer en conjeturas puesto que es un asunto “muy serio y no vaya a pasar lo que sucedió en Sinaloa, que por buscar la nota… Ya son otras condiciones”, señaló.

“Se está haciendo la investigación y se está actuando, los resultados yo espero que pronto, no queremos cometer imprudencias pero sí se está trabajando en la investigación”, afirmó del caso.

Por otro lado, el Presidente de la República aseguró que en el pasado no habían policías federales suficientes en los estados y municipios, por lo que eso abonó a que las Fuerzas federales se vieran rebasadas.

La nota completa aquí.