ACAPULCO, Gro., 13 de marzo de 2019.- El delegado del gobierno federal en el estado Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros indicó que “ya hay una mejora de los índices (de violencia)”, pese a que este puerto ocupa el segundo lugar de las ciudades más violentas del mundo, según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal.

En entrevista antes de asistir a la inauguración de la reunión de Coordinación Operativa región Sur- Sureste del INEA, Sandoval Ballesteros dijo que tiene informes de que no sólo la violencia ha bajado, sino que también delitos como el robo.

Además, sostuvo que Acapulco es una de las prioridades del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, ya que se ha invertido en mejoramiento urbano y en seguridad. “La aproximación que hace el gobierno de México sobre la violencia ya no es solamente en cuanto a policías, sino en cuanto a programas sociales y atención social”, expresó.

Reconoció que en el país, “no hay la disminución (de violencia) que estamos buscando”, atribuyendo que apenas se lleva apenas 100 días de gobierno, pero puntualizó que “sí han bajado algunas de las ciudades y en específico Acapulco ha reportado disminuciones en cuanto, por ejemplo, el número de víctimas de la violencia”.

Agregó, sin dar cifras, que hay un recurso para atender el problema de seguridad a través del programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg), el cual se ejercerá en Acapulco, Chilpancingo, Iguala y Chilapa.  

Como informó Quadratín, el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal reveló que Acapulco continúa siendo la segunda ciudad más violenta del mundo, con una tasa de 110.50 homicidios por cada 100 mil habitantes.