ACAPULCO, Gro., 25 de enero de 2019.- Dueños de bares del fraccionamiento Costa Azul del puerto acusaron a la alcaldesa Adela Román Ocampo y sus funcionarios de realizar operaciones sorpresa en sus negocios con el objetivo de multarlos a toda costa y obtener dinero de ellos.

Los empresarios indicaron que la noche del jueves el director de Salud municipal, Agustín Rafael Flores Jiménez, encabezó una revisión a los establecimientos ubicados en la plaza Bombay, en la que de manera ilegal, empleados del Ayuntamiento pidieron ver los certificados de salud de las meseras, lo cual no es un requisito para ellas, pues únicamente se pide a sexoservidoras.

Agregaron que también los increparon por la colocación de los extintores y por las licencias de funcionamiento, lo cual es responsabilidad de la Coordinación General de Protección Civil y de la Dirección de Reglamentos municipal, respectivamente.

“Ya estamos muy golpeados por la violencia, lo que ha generado disminución de ventas, y además ahora tener que afrontar las acciones irregulares por parte del Ayuntamiento, ahora tenemos que soportar estas extorsiones de delincuentes de cuello blanco”, expresó el propietario del bar BCN.