CIUDAD DE MÉXICO, 15 de junio de 2019.- En los últimos siete meses han llegado a nuestro territorio más de 800 mil migrantes que buscan cruzar la frontera con Estados Unidos, lo que ha rebasado el manejo institucional y gubernamental de ambas naciones; esta situación, sumada a la incertidumbre financiera y política bilateral, ha empujado a los connacionales en la Unión Americana a incrementar las remesas que envían a México.

“La gente ha aumentado los montos por prevención, para crear un capital dentro de México anticipando que tengan que salir de EU. Están ampliando las reservas para apoyar a su gente aquí”, expuso Rolando Cordera Campos, profesor emérito de la Facultad de Economía (FE) de la UNAM.

A propósito del Día Internacional de las Remesas Familiares, que se conmemora el 16 de junio, el también coordinador del Programa Universitario de Estudios del Desarrollo (PUED), y del Grupo Nuevo Curso de Desarrollo, resaltó que las remesas han sido muy importantes para mantener, y a veces elevar el nivel de vida en muchas regiones del centro de México.

“Es el caso del Bajío (Aguascalientes, Guanajuato, Michoacán, Querétaro), de los Altos de Jalisco y de Zacatecas, donde las remesas son vitales para equilibrar los bajos niveles de ingreso que caracterizan a las comunidades rurales o semi rurales, de donde salen los migrantes”, subrayó.

Migradólares

La Organización de las Naciones Unidas pronostica que entre 2015 y 2030 se enviarán en todo el mundo cerca de 6.5 billones de dólares en remesas a países de bajos y medianos ingresos. México ocupa el primer lugar en América Latina y el Caribe como receptor, y el cuarto mundial, superado por India, China y Filipinas.

Según el gobierno de México, actualmente las remesas familiares ocupan el segundo lugar en ingresos internacionales a nuestro territorio, y sólo son superadas por la industria automotriz; el sector turismo ocupa el tercer lugar.

El más reciente informe del Banco de México, de enero a abril de 2019, reporta que las remesas que los connacionales enviaron a sus hogares fueron por 10 mil 521 millones de dólares, lo que representa un incremento de 5.76 por ciento con respecto al mismo periodo de 2018.

La remesa promedio, precisó Banxico, fue de 317 dólares, seis dólares más que la recibida en el mismo periodo del año anterior. La mayoría fue por transferencia electrónica, con 33.4 millones de operaciones.

Más información en Quadratín México.