ZIHUATANEJO, Gro., 20 de septiembre de 2019.- El arribo de barcos camaroneros y atuneros representa un duro golpe para los pescadores locales, debido a que estas embarcaciones se llevan el 80 por ciento del producto marino, a lo que se suma la depredación que generan en la flora y fauna marina.

El director de Pesca municipal, José Isabel Carillo Infante dijo que hace poco más de dos meses los pescadores externaron dicho problema ante el comisionado nacional Raúl de Jesús Elenes Angulo, a quien le reiteraron su disposición para proteger la zona de la pesca ribereña que comprende hasta 20 millas mar adentro desde la costa, mientras que el funcionario federal se comprometió a revisar la petición.

Sobre la afectación generada por camaroneros y atuneros, Carrillo Infante manifestó que está demostrado que las redes de pesca de las embarcaciones arrasan con muchas de las especies, por lo cual dijo que confía en que la federación revise los permisos de los barcos que llegan a la costa zihuatanejense para ver cuál es el área hasta la cual tienen permitido llegar para hacer sus capturas.

Precisó que los camaroneros y atuneros se llevan consigo el 80 por ciento de las especies que son aprovechadas por los pescadores ribereños locales, como lo son: el marlín, dorado y atún.

Agregó que también se contó con la visita de personal del Instituto Nacional de Pesca (Inapesca), el cual funciona como un brazo científico del gobierno dedicado a la investigación; su llegada obedeció a la elaboración de dictámenes sobre el impacto de las embarcaciones de altura en esta parte del litoral guerrerense.