ACAPULCO, Gro., 17 de marzo de 2019.- El arzobispo Leopoldo González González evadió opinar sobre el cambio de jefe de la policía local y dijo desconocer si el encargado de despacho, el capitán de Marina, Gerardo Rosas Azamar, mantiene o no su estatus como miembro de la Armada de México.

Durante su conferencia dominical, el prelado católico añadió que las policías civiles en sus tres órdenes de gobierno, mantienen funciones de protección de la población.

“La Guardia Nacional es algo que tenemos en la mente, que va a hacerse, por ello no me atrevería a dar una palabra en relación al cuestionamiento”, respondió a una reportera que le preguntó su opinión de que la Policía Municipal será dirigida por un militar, y si esto, perfila hacia la militarización de las autoridades encargadas de la seguridad pública.

Leopoldo González dijo que todos debemos ser sembradores de paz, “desterremos de nosotros, de cada uno, la intención de causar daño”, cuando se le preguntó sobre qué opinión tenía de que Acapulco es considerada como la segunda ciudad más violenta del mundo.

Pidió “a quienes están cerca de las personas que cometen crímenes y delitos, les digan de manera prudente una palabra al corazón llamándoles a otro modo de vivir. Todos nosotros al encontrarnos con personas en el barrio, en la calle, en los transportes, saludémonos; hagamos un gesto de reconocimiento”.

“El esfuerzo por no dejar un crimen o delito impune, implica a muchísimas personas. La construcción de la paz es cosa de todos. Sembremos semillas de paz en los niños y en los adolescentes”, exhortó.

En su conferencia dominical, el prelado católico habló acerca del Día Mundial del Agua y llamó a moderar su consumo e impulsar los esfuerzos de los gobiernos por proveer a todos de ésta.

En otro tema, González González celebró la llegada de una gran cantidad de turistas al puerto y destacó que su belleza y la hospitalidad de la gente se deben mantener, pues así  continuará la afluencia de visitantes.