MORELIA, Mich., 31 de mayo de 2015.- Fausto es un ciudadano estadunidense de ascendencia michoacana que el pasado enero vino a visitar a sus padres y por poco pierde la vida en el viaje, ya que fue drogado para robarlo, a bordo de un autobús.

Fue el 10 de enero cuando llegó al aeropuerto de Guadalajara, procedente de California y tomó un autobús de La Línea que lo llevaría a Uruapan y de ahí viajaría a Taretan, donde vive su familia, a la que le traía regalos, además de dinero.

Sin embargo, un hombre le hizo plática desde que estaba en la terminal de autobuses y, ya se habían tomado confianza cuando el sujeto le ofreció un jugo, cerrado, por lo que Fausto lo aceptó.

Malamente despertó en un hospital de Zihuatanejo, al que tuvo que ser ingresado porque los paramédicos no lograron reanimarlo en la terminal de autobuses, cuando el chofer del autobús se dio cuenta de que no reaccionaba.

El médico me dijo que gracias a mi buen estado de salud había despertado porque la droga que me habían dado era muy fuerte y pude haber muerto”.

Sigue la crónica en https://mexico.quadratin.com.mx/Asaltantes-despojan-a-migrantes-y-ponen-en-riesgo-su-vida-al-drogarlos/