ACAPULCO, Gro., 14 de abril de 2020.- Derivado del conflicto en el Colegio de Bachilleres entre cuatro sindicatos, que motivó la toma de sus instalaciones centrales en Chilpancingo, la institución que dirige el director general, Fermín Alvarado Arroyo hace las siguientes precisiones.

De acuerdo con un boletín, hay dos sindicatos que son titulares del contrato colectivo de trabajo, uno para los docentes y el otro para los administrativos.

Sin embargo, hay un sindicato independiente, el Sitcobach, que quiere que se le dé el mismo trato que a los sindicatos que tienen la representación legal de los trabajadores.

El Sitcobach tiene, además, pretensiones desproporcionadas, fuera de toda norma y legalidad; demanda altos sueldos, altas prestaciones y altos aguinaldos, para los integrantes de su comité ejecutivo, y demás, que las leyes generales de educación, ya prohíben.

El Sitcobach quiere, entre otras cosas, que se les sigan pagando sus sueldos del presupuesto cuando ellos tienen sus cuotas sindicales para ello y no quieren ajustarse a la ley.