CHILPANCINGO, Gro., 17 de octubre de 2016.- El alcalde capitalino Marco Antonio Leyva Mena, descartó que el asesinato del comandante operativo del Frente Unido para Seguridad y el Desarrollo del Estado de Guerrero (FUSDEG), José Julio Alarcón Astudillo, tenga relación con la toma de protesta del comisario de El Ocotito, Román Badillo Abarca.

José Julio Alarcón fue asesinado al mediodía de ayer domingo, en el barrio de San Francisco, cerca del Centro de Chilpancingo. Minutos antes, el Cabildo de este municipio le había tomado protesta como comisario a Román Badilla, en sustitución de Audifred Benítez, quien renunció tras sobrevivir a un ataque armado el 10 de septiembre.

En referencia, el alcalde Marco Leyva dijo: “nosotros le dimos porque por derecho le correspondía ese lugar, sin embargo, horas después fue asesinado en el mercado de San Francisco un comandante de Petaquillas que no tiene nada que ver con el asunto del comisario de El Ocotito”

Agregó que el asesinato del comandante del FUSDEG, José Julio Alarcón Astudillo es “una situación aislada del conflicto político” que se vive en el poblado de El Ocotito, pero “puede estar relacionado con los enfrentamientos que se están registrando entre las policías comunitarias a las que les hemos hecho siempre un exhorto para que se conduzcan dentro de la legalidad”.

Abundó que el poblado de “Petaquillas junto con El Ocotito han representado en estos cinco meses complicaciones serias agravadas entorno a tener paz y estabilidad debido a dos fuerzas armadas que están enfrentadas”.