CHILPANCINGO, Gro., 8 de agosto de 2020.- El presidente del Grupo Chilpancingo, Adrián Alarcón Ríos, consideró que el asesinato de la ex regidora Nancy Soraya Cruz García y su pareja Miguel Vargas, quien era dueño del bar The Dog, es parte de los estragos de la pandemia de Covid 19, ya que la crisis económica ha ocasionado un alza de la actividad criminal en la capital.

“Lo veníamos advirtiendo desde hace un mes, que temíamos que la inseguridad se nos fuera al alza. Y hay más indicios de que viene un incremento de la ola delictiva, no sólo por los estragos de la pandemia, sino por la contingencia económica. Tan sólo en Chilpancingo han cerrado más de 150 negocios, 12 de ellos en Galerías, y por cada negocio que cierra hay una media que de tres a siete personas se quedan sin empleo”, indicó.

En entrevista este sábado, durante la segunda etapa de la Cruzada Social por la Salud, Seguridad y Economía en Chilpancingo, Adrián Alarcón apuntó que existe el riesgo de que hechos como el crimen de la ex regidora y el empresario local se repitan, y aseguró que tiene información de que, ante el incremento del desempleo, personas de la ciudad se organizan para asaltar negocios y ciudadanos, “y lo que es peor, pudieran empezar con robos a casas habitación”, advirtió.

Aseguró que en los últimos 30 días se han registrado más de 15 asaltos en la capital del estado, 10 a negocios y cinco a peatones.