CHILPANCINGO, Gro., 13 de marzo de 2019.- El Congreso de Guerrero aprobó este miércoles, por unanimidad, las reformas constitucionales a los artículos 22 y 73, con lo que se extiende la extinción de dominio a los delitos de corrupción, extorsión, y robo de hidrocarburos.

La primera y segunda lectura de la minuta con proyecto de Decreto por el que se reforman el artículo 22 y la fracción 30 del artículo 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, enviada por la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, se llevó a cabo en dos sesiones.

La aprobación de parte del Congreso de Guerrero se dio por mero trámite, pues a nivel nacional ya se emitió la declaratoria de constitucionalidad con el aval de 20 congresos; para aprobarla los legisladores locales no tuvieron discusión.

De acuerdo con el diario El Financiero, “la extinción de dominio es la pérdida de los derechos sobre los bienes de carácter patrimonial y de todas las cosas materiales cuya legítima procedencia no pueda acreditarse y se encuentren relacionados o vinculados con los delitos establecidos en el Artículo 22 constitucional”.

Promoción turística

Los integrantes de la 62 legislatura solicitarán al secretario de Turismo federal, Miguel Torruco Márquez, que dé a conocer las estrategias que se llevarán a cabo para la promoción turística tras la desaparición del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), pues consideran urgente que continúe el apoyo a promoción y conectividad de los destinos de playa, culturales, naturales y deportivos.

La Comisión de Turismo del Congreso del estado presentó el dictamen que fue aprobado por unanimidad, en el que “solicita respetuosamente” informar de acciones a futuro, principalmente para Guerrero, pues se requiere atraer visitantes.

En el dictamen avalado, el Poder Legislativo local considera la creación del CPTM como uno de los logros más importantes en materia turística del país, y que la decisión del gobierno federal de liquidarlo dice a la opinión pública que lo destinado a la promoción turística se considera un gasto y no una inversión.