ACAPULCO, Gro., 18 de junio de 2021.- El nuevo presidente de la Canirac en Acapulco, Enrique Castro Soto estimó que 12 por ciento de restaurantes en este puerto bajaron sus cortinas, cifra que refleja el cierre en todo el estado aunque por debajo del cálculo nacional que es de 20 por ciento.

“Nosotros pensamos que del universo de negocios en el puerto de Acapulco, de restaurantes cerró el 12 por ciento de aquellos que estuvieron operando antes de la pandemia”, puntualizó.

Castro Soto encabeza la nueva mesa directiva de la Canirac Acapulco, la cual desde 2014 carecía de representación.

Medio centenar de restaurantes conforman al organismo en este puerto, representación formal que nació a partir de la agrupación Aislados pero Unidos, integrada durante el confinamiento con negocios de diferentes giros comerciales, no solo restaurantes pero que funcionó como una red de negocios local para evitar la quiebra durante la pandemia.

“Aislados pero Unidos nació como una agrupación que al ver que el gobierno iba a tomar decisiones que iban a afectar, fue por eso que comenzamos a juntarnos. Fue exactamente en junio del año pasado cuando decidíamos buscar la representación de la Canirac y, después de un año, el día de hoy se está logrando”, declaró al concluir la toma de protesta a la cual acudió el presidente nacional de la Canirac, Germán González Bernal.

El nuevo representante de Canirac Acapulco, Enrique Castro estimó que el número de negocios agremiados alcanzará los 150 al concluir este año, pues deben ser negocios legalmente formalizados además que deben pagar una cuota anual.

Durante su discurso ante integrantes de la restablecida cámara restaurantera, se quejó ante la presidenta porteña, Adela Román Ocampo, quien acudió como invitada, que el costo por las licencias de funcionamiento y predial se incrementó mucho sin tomar en cuenta el contexto económico que generó la pandemia del Covid 19.

Declaró posteriormente que como restauranteros responsables no permitirán actos de extorsión de servidores públicos, pues afirmó que “hubo encuentros fuertes con la autoridad” municipal por el retraso en el pago.

“Hemos optado como grupo es hablar con la autoridad y pedir descuento, pero no a cambio de un soborno, no a cambio de una extorsión de los funcionarios, eso lo hemos recalcado y hemos advertido que el funcionario que nos orille a ello será denunciado”, advirtió Enrique Castro.

En la toma de protesta estuvieron la representante de Canirac Guerrero, Rebeca Farías Salazar; el integrante de Concaingro, Víctor Jorrín Arizmendi; el secretario de Economía estatal, Álvaro Burgos Barrera; y presidentes de cámaras empresariales como la de hoteleros, restauranteros de la zona Tradicional y otras.