CHILPANCINGO, Gro. 16 de diciembre de 2014.- Según El Universal, por lo menos 100 elementos de la policía federal antimotines arribaron a la caseta de cobro de “Palo Blanco”, de la autopista Cuernavaca-Acapulco, para impedir que sea tomada por grupos inconformes durante la temporada vacacional decembrina y de Año Nuevo para pedir cooperación voluntaria a los conductores que se dirigen hacia el puerto de Acapulco, o bien hacia la ciudad de México.

 

El Comisionado General de la Policía Federal (PF), Enrique Galindo, dijo que durante el periodo vacacional de fin de año no van a permitir más bloqueos a la autopista Cuernavaca-Acapulco, porque se trata de no dañar la actividad turística, “entendemos el momento por el que estamos atravesando, pero es importante recuperar ese flujo de turistas hacia Acapulco”.

 

Los policías federales antimotines tienen programado mantener retenes en las inmediaciones de la caseta de cobro de “Palo Blanco”, al sur de esta capital, en la autopista Cuernavaca-Acapulco para impedir que organizaciones sociales lleguen a tomarla, para pedir cooperación con la intención de sostener su movimiento por la presentación con vida de los 42 normalistas desaparecidos en Iguala.

 

Leer más en El Universal