CHILPANCINGO, Gro. 26 de noviembre de 2014.- Alrededor de 500 normalistas, profesores y taxistas cerraron la Autopista del Sol en los dos sentidos a la altura del Parador del Marqués, esto como parte de las acciones para exigir al Gobierno Federal y estatal la presentación con vida de los 43 estudiantes de la normal rural “Raúl San Isidro Burgos” de Ayotzinapa, plagiados hace exactamente dos meses en el municipio guerrerense de Iguala.

 

Como ya es costumbre en los bloqueos, los manifestantes se encuentran con los rostros cubiertos, armados con palos y tubos, no obstante, eso no les impidió tirar dos muros de cemento y dejar a cientos de vehículos varados en esta importante carretera que sirve de ‘puerta a Acapulco’.

 

Es de mencionar que el día de ayer, integrantes de la Coordinación de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) radicalizaron sus movilizaciones con la toma de dos edificios de la Secretaría de Educación, pintas en la sede de la Sección 14 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y se robaron siete vehículos del Instituto Nacional Electoral (INE) y de Participación Ciudadana. Estaban armados igualmente con palos tubos y también bombas molotov.

 

A fin de evitar zafarranchos de este tipo, alrededor de dos mil elementos de la Policía Federal y miembros del equipo antimotines a Chilpancingo se encuentran desplegados en Chilpancingo para hacer frente a las protestas… no obstante, los guardianes de la ley no han intervenido para desalojar la Autopista del Sol.

 

Es de mencionar que el equipo de uniformados cuenta con escudos, casos y chalecos especiales, varias camionetas blindadas y dos tanquetas de agua de las Fuerzas Federales (utilizadas para dispersar manifestaciones con chorros a presión), ello sin mencionar el pabellón de ambulancias y patrullas que tienen acordonada la zona.

 

En otros puntos, Quadratín emprendió un recorrido en las instalaciones de la normal rural de Ayotzinapa, instituto donde se encuentran retenidos por lo menos 20 vehículos de empresas privadas que reparten alimentos al puerto de Acapulco y a Chilpancingo, así como varias camionetas de lujo doble cabina (incluyendo un Jeep color negro) y camiones del servicio público de la Estrella de Oro y la Estrella Blanca.

 

En breve más información…