EL OCOTITO, Gro., 25 de noviembre de 2016.- Integrantes del Frente Unido por la Seguridad y Desarrollo del Estado de Guerrero (FUSDEG) e integrantes de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) se acusan mutuamente de secuestros y aseguran que eso ha sido “el principal detonante” para que ambos grupos se ataquen.

En la comunidad de Mohoneras, donde la UPOEG ya tiene presencia después de desalojar de esa comandancia al FUSDEG, integrantes del Frente detuvieron a dos coordinadores de la Unión, cuando viajaban a bordo de vehículos con sus familias y se los llevaron a la comandancia de Tierra Colorada.
Esto propició que la UPOEG detuviera en días pasados al ex comisario de El Ocotito, Román Badillo Abarca. Según versión de un comandante del FUSDEG instalado en la comandancia de Tierra Colorada, la detención ocurrió de manera violenta y no descarta que haya sido en represalía por las detenciones que hicieron a dos de los coordinadores de la UPOEG, a quienes acusan de secuestro.
En todo el Valle de El Ocotito, que alberga a comunidades como Mohoneras, Buena Vista y El Ocotito, se mantienen retenes de la UPOEG y no permiten tomar fotografías con el argumento de que es por la seguridad de los policías comunitarios.
En la carretera federal México-Acapulco, entre las localidades de Plan de Lima y Tierra Colorada, un grupo de civiles bloquearon el paso alrededor de las 12:30 horas por un lapso de 10 minutos y dijeron que era para exigir al gobierno del estado que intervenga y llegue la paz entre ambos policías.
La situación todavía sigue tensa, dado que entre los cerros hay policías comunitarios de uno y otro bando. Sin embargo, no ha habido ataques como los suscitados en el transcurso del jueves.
Tras los enfrentamientos, dirigentes de ambas policías comunitarias asisten a una reunión en Chilpancingo, con el secretario de Gobierno Florencio Salazar Adame.
En territorio de la UPOEG y del FUSDEG, policías comunitarios dijeron por separado que el conflicto dependerá de los acuerdos del encuentro con el gobierno. La UPOEG pide la liberación de dos de sus coordinadores y el FUSDEG pide que se garantice que el ex comisario y todos sus policías ya no sean secuestrados ni atacados a balazos, y que la UPOEG no ingrese a su territorio, como lo hizo en Tierra Colorada.