ACAPULCO, Gro., 19 de junio 2018.- El líder de la Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero (APPG) Nicolás Chávez Adame indicó que esperará a que llegue la nueva administración federal de Andrés Manuel López Obrador para dar seguimiento a su denuncia de hostigamiento por parte de agentes de la Procuraduría Federal de la República y policías federales.

Esto luego de que el 14 de mayo Chávez Adame fuera detenido en Chilpancingo por la PGR y trasladado a Acapulco, por haber tomado las oficinas de Prospera en diciembre de 2017.

En conferencia de prensa en Acapulco, antes de asistir a una audiencia en el Poder Judicial de la Federación donde se le informaron las sanciones que se le fincaron por la protesta del año pasado, el luchador social explicó que fue citado por el departamento de Asuntos Internos de la PGR para que denuncie a los efectivos que amedrentaron sus derechos durante su detención. Sin embargo dijo que no acudirá porque no conoce los nombres de sus agresores.

Dijo que espera que el nuevo gobierno federal “pueda sentar un precedente de que la protesta social no sea criminalizada y que al contrario, se abran carpetas de investigación contra los agentes de todos los niveles que han violado las garantías individuales de los ciudadanos”.

Por otro lado, informó que el APPG no ha sido invitado a los foros de pacificación convocados por Andrés Manuel López Obrador, no obstante, la organización prevé proponer al presidente electo como recipiendario de la Presea Popular Sentimientos del Pueblo.

Chávez Adame agregó que tratarán que la propuesta sea entregada directamente al presidente electo, pues denunció que “en Morena también asumen posturas de soberbia muy marcadas”, y reveló que se buscó al virtual coordinador estatal Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros y a la alcaldesa electa de Acapulco, Adela Román Ocampo, para que ellos la llevaran a López Obrador, pero dijo que no hubo “sensibilidad política” de su parte.