CIUDAD DE MÉXICO, 13 de agosto de 2018.- Ya están en franca retirada, con el repudio popular a cuestas, y los peñistas no entienden…

Este lunes, ante mil 500 profesionistas, Baltazar Hinojosa, titular de la Sagarpa, dio cátedra de prepotencia.

El representante del presidente Enrique Peña condicionó su permanencia en el desayuno conmemorativo del Día del Médico Veterinario Zootecnista:

—Si va a estar él en el presidium, yo me retiro. ¡Yo soy el único secretario de Agricultura del país! —bramó el tamaulipeco, sumamente indignado.

Baltazar Hinojosa estaba más que encabronado porque uno de los invitados especiales al encuentro que se realiza desde hace más de medio siglo era un personaje muy cercano a Andrés Manuel López Obrador:

Víctor Villalobos —agrónomo con cuatro décadas de experiencia, director emérito del IICA—, propuesto por el Presidente electo para ocupar la Sagarpa, a partir del primero de diciembre.

Los organizadores del evento estaban perplejos. Incrédulos.

Y el efímero titular de la Sagarpa, clavado en sus estúpidos vemos:

“¡O él o yo..! ¡Y yo soy el representante del Presidente de la República!”, tronaba Baltazar Hinojosa, quien resultó más mamón que su antecesor, José Calzada.

A la distancia, el académico Villalobos procesaba todo, con extrema discreción y paciencia. Esperaba. Analizaba.

Y ante el bochornoso espectáculo, con prudencia decantó por la sabia y diplomática retirada del atiborrado salón Don Alberto del Hilton Alameda.

Ni siquiera gozó del ‘desayunas y te vas’, a pesar de que llegó al inmueble desde las ocho en punto de la mañana, conforme a lo establecido por el protocolo.

Eso sí, Quadratín tuvo la fortuna de entrevistar al accesible lobo Villalobos, 45 minutos antes del papelón del despistado Baltazar Hinojosa…