ACAPULCO, Gro., 13 de abril de 2017.- Médicos inconformes con el cambio de adscripción del hospital Donato G. Alarcón de la colonia Ciudad Renacimiento protestaron a un costado del Parque Papagayo y acusaron que la dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud (SNTSA), Beatriz Vélez quiere saciar su delirio de poder porque quiere ser alcaldesa de Chilpancingo.

Lo anterior, en entrevista tras las declaraciones de este miércoles de la también diputada federal, quien anunció que serán despedidos los cinco médicos inconformes, justificando que hay más gente que desea una plaza.

A nombre de sus compañeros, la doctora Roxana Tapia Carbajal afirmó que la dirigente del SNTSA “se ostenta como vocera de estatal y como patrona de los trabajadores, al declarar que nos darán de baja de la Secretaría de Salud, esto es una declaración irresponsable, cuando ella debe velar por los derechos sindicales”.

Posterior a la protesta, algunos de los inconformes se sacaron sangre con jeringas y con ésta misma escribieron consignas en una lona de publicidad de Beatriz Vélez.

En apoyo de los médicos, estuvieron presentes el secretario de la Sección 14 del SUSPEG, Robespierre Moreno Benicio; el coordinador político de la CETEG, Walter Emanuel Añorve Rodríguez; el presidente de la asociación civil Reconstrucción Ciudadana, Javier Solorio Almazán; de Cejobasa, César José Barrera Salgado; del Sutcobach, Soledad Sánchez Carmona.