ZIHUATANEJO, Gro., 3 de julio de 2019.- Desde épocas remotas el ser humano se ha dedicado afanosamente a buscar tesoros de antiguas civilizaciones, grupos sociales o personas que esconden sus caudales en diferentes lugares, pero el lugar más común siempre ha sido la playa.  

En este destino va en aumento ese pasatiempo, tanto en personas locales como turistas, quienes de paso prueban suerte para ver si encuentran algún tesoro.

“Apenas empecé, y es para pasar el tiempo, y de paso a ver qué nos encontramos, a veces encontramos moneditas, muy pocas joyas, pero lo que más me he encontrado han sido los arillos de los botes de aluminio de cerveza, o refresco”, indicó Carmelo Calderón, turista de Guanajuato.

El visitante acudió muy temprano a playa Linda para usar su localizador de tesoros y tratar de encontrar algún objeto de metal que tenga algo de valor, lo que le sirve de distracción y se relaja, aunque a veces la suerte no está de su lado, pero al menos pasa un buen rato disfrutando la naturaleza.

En todas las playas de este destino es más común observar personas con sus equipos de localización de tesoros, sobre todo en esta época del año, pues las lluvias ayudan a que los objetos de metal estén un poco más cerca de la superficie.