CIUDAD DE MÉXICO, 20 de noviembre de 2018.- Priístas en el Senado de la República pedirán a la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, a que en el marco de sus atribuciones y, en respeto irrestricto al Marco Jurídico del Congreso General, prohíba a todos los mandatarios e invitados especiales a la toma de posesión del próximo presidente de la República la entrada a toda persona armada al Palacio Legislativo de San Lázaro.

A 10 días de celebrarse la transición de Gobierno, legisladores del tricolor señalaron que no desean “pelones” de ninguna nacionalidad en la Cámara, por lo que demandan que se verifique que no va a habrá ninguna escolta de ningún jefe de Estado en recinto legislativo.

El vicepresidente de la Mesa Directiva del Senado, Jorge Carlos Ramírez Marín, aludió al diputado de Morena, Porfirio Muñoz Ledo, presidente del Congreso, quien fue muy preciso con respecto a la interpretación del reglamento.

“Fue curioso cotidiano sarcástico y dijo: no vamos a aceptar pelones en la Cámara de Diputados, en el Recinto, para la toma de protesta”, refirió el priísta. Los senadores del tricolor advierten que será una ceremonia a la que cada vez se suman más mandatarios extranjeros, y prevén –como dato curioso– que uno de ellos sea repudiado expresamente por una buena parte del Congreso, que es el caso del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Por ello, Ramírez Marín pidió que se aplique rigurosamente el reglamento, pero más allá, que se lo haga saber a presidentes de los países y a sus representaciones, a través de los medios conducentes.

Más información aquí.