CIUDAD DE MÉXICO, 30 de julio de 2019.- El Comité Ejecutivo Nacional del PRI condenó enérgicamente la llamada Ley del garrote, aprobada por el Congreso de Tabasco.

Por medio de un comunicado, el PRI señaló que la considera una figura alevosa y represora en contra de los tabasqueños, construida por esa agrupación política y el gobernador Adán Augusto López Hernández.

Expresó su respaldo a los legisladores priístas de la entidad, que decidieron abandonar la sesión del Congreso para no avalar las reformas al Código Penal del Estado, que atentan contra las libertades fundamentales y la democracia.

Aseguró que con la Ley del garrote, se imponen mayores multas y cárcel para los ciudadanos tabasqueños que manifiesten o expresen públicamente su inconformidad en contra del gobierno o pretendan interrumpir la obra de Dos Bocas, que no sólo provocará un ecocidio en  la región, sino que devastará la zona ecológica de Paraíso, uno de los municipios más importantes del estado.

Agregó que los actos represivos de Morena en la comunidad El Espino o contra los estudiantes rechazados de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, han sido los primeros avisos de la imposición de la Ley del garrote, que aprobó la mayoría de diputados morenistas actuando como cómplices de un régimen que quiere suplir la política y el diálogo con la fuerza bruta.

La nota aquí.