CHILPANCINGO, Gro., 30 de julio de 2019.- El alcalde de la capital Antonio Gaspar Beltrán informó que los tres policías municipales detenidos por su probable participación en el asesinato del integrante de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) local, Jorge Ochoa Parra, no han sido despedidos y que incluso son apoyados jurídicamente por el ayuntamiento, el cual pide un proceso justo.

En sus primeras declaraciones en torno a la detención de los dos agentes municipales y un vial la semana pasada, dijo que mientras no se notifique al ayuntamiento, los mantienen sujetos a proceso, para lo cual están a disposición de las autoridades para colaborar en lo que sea necesario. 

“No están despedidos, pero obviamente que cuando hay notificación habremos de someterlos a la Comisión de Honor y Justicia que hay en el ayuntamiento en el tema de seguridad para tomar las medidas necesarias”, indicó Gaspar Beltrán. 

Agregó que “por salud pública, por salud social” se tiene que hacer una revisión a toda la corporación, aunque los 130 efectivos están certificados, incluidos los detenidos; opinó que la recertificación debería hacerse al menos una vez al año y no cada tres, por “el ambiente en el que se mueven”.