La tercera ola en el Pacífico Sur

La tercera ola de contagios de COVID-19 podría tener un “efecto negativo” en la recuperación económica si el plan de vacunación no avanza suficientemente a pesar de los pronósticos alentadores que se han vertido en fechas recientes.

De no poder controlarse esa tercera ola, pudiera haber algún efecto negativo, como está ocurriendo en algunos otros países. La clave es la evolución del plan de vacunación, que tiene un impacto en la evolución de la pandemia.

Los datos recientes ponen de manifiesto que la recuperación económica de México estará en vilo por el retroceso del semáforo epidemiológico en varias entidades, incluida la Ciudad de México.

La Secretaría de Salud (SSa) anunció que, del 26 de julio al 8 de agosto, solo 3 entidades están en riesgo bajo, es decir, se encuentran en semáforo verde, mientras que 15 se encuentran en riesgo medio (semáforo amarillo), 13 con riesgo alto (semáforo naranja) y uno con riesgo máximo (semáforo rojo). Si se extiende la pandemia seguirán las intermitencias en la economía.

En el caso de la Región Pacífico Sur existen dos entidades con color naranja (Guerrero y Oaxaca) una en Amarillo (Michoacán) y otra más en Verde (Chiapas).

Pero la aportación mayor al Producto Interno Bruto Nacional la hace Michoacán con 2.48 por ciento; mientras que Guerrero aporta el 1.37 y Oaxaca el 1.52, Chiapas lo hace con 1.44.

Entre julio y agosto se vería el impacto del cambio de semáforos epidemiológicos, pero hay factores que impedirían que se diera en la misma magnitud del año pasado entre ellos el avance en la vacunación.

Todo indica que difícilmente vamos a ver restricciones económicas, aunque lo malo es que podemos alargar más la pandemia

El efecto será muy probablemente visible en la actividad del sector servicios entre julio y agosto, aunque dentro del contexto de un patrón de desaceleración en el ritmo de recuperación económica por otras causales

En tanto los establecimientos no puedan operar a más del 70 por ciento de su capacidad, se tornará más complicado generar utilidades y básicamente estarían operando para cubrir sus costos.

Continuar con ese ritmo de operación durante un tiempo prolongado podría tener repercusiones en el mercado laboral, es decir, las empresas no tendrían recursos para invertir en la creación de nuevas plazas laborales, o en el peor de los escenarios, disminuir su plantilla eventual.

Preocupa la nueva ola de contagios, ya que los datos disponibles han sugerido que la nueva variante resulta más contagiosa. Sin embargo, su nivel de mortalidad ha disminuido, lo cual se puede atribuir a las campañas de vacunación. Aunado a ello, si no se realizan nuevos cierres en los sectores económicos, los impactos en la reactivación de corto plazo serían marginales

Hasta ahora, han completado la pauta de vacunación 25.2 de los 126 millones de habitantes de México, es decir el 20 por ciento.

Durante el primer trimestre de este año, ocho entidades, de 32 en el país, lograron sortear la crisis económica que se vive a nivel nacional a causa de la pandemia de Covid-19, así como la segunda ola de contagios al inicio del 2021. Chiapas y Oaxaca fueron de os de ellos. El primero obtuvo el primer lugar en crecimiento, con una tasa anual desestacionalizada de 2.9 por ciento mientras que Oaxaca solo avanzó en 0.9 por ciento.

Entre las entidades que registraron caída estuvieron Michoacán en el rango de -2.0 a -5.0 y Guerrero en el rango de -5.0 a -7.0.

Se han identificado en Michoacán las variantes de COVID-19 denominadas Delta, Alpha y Gamma en cuatro municipios del estado: Lázaro Cárdenas, Zinapécuaro Morelia y Taretan.

En días recientes se ha creado incertidumbre en los mercados financieros a nivel global, debido al repunte de contagios en varias naciones, incluido México.

Lo puede afirmarse por ahora es que el aumento en el número de contagios por COVID-19 pondrá a prueba la recuperación económica que está experimentando México tras el impacto del año pasado, cuando el Producto Interno Bruto (PIB) se contrajo 8.3 por ciento y pese al aumento en el número de casos, un nuevo cierre de la economía es improbable, Debido a la presión gubernamental para tratar de mostrar un rebote de la economía a cualquier costo, y al éxito relativo de las campañas de vacunación.

Bajo ese supuesto (de que no habría un cierre tan agresivo) una tercera ola de contagios pondría un freno adicional a la inversión ya que bajo esta incertidumbre es preferible esperar para realizar nuevos proyectos, lo anterior también afecta el consumo privado ya que, sin inversión, el empleo se contrae al mismo tiempo que el ingreso de las familias.

A veces se prefiere tener certeza de algo, aunque parezca poco, diría la abuela.

_____

Fuentes

Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE). Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).