CIUDAD DE MÉXICO, 18 de abril de 2018.- En un asunto que Alejandra Barrales reconoció que todos han quedado a deber a la ciudadanía: seguridad y justicia, los candidatos a gobernar la Ciudad de México concordaron en cerrar el paso a la delincuencia común e incluso al narcotráfico, para reducir la violencia.

En la segunda parte del debate organizado por el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM), los aspirantes a la Jefatura de Gobierno de la capital del país basaron sus planes estratégicos en un sistema de transporte seguro y profesionalizar a los cuerpos policíacos e ir por cero impunidad.

La candidata de la coalición Por la Ciudad de México al Frente, Alejandra Barrales, propuso crear un centro de monitoreo parecido a un C5, con policías capacitados.

En su propuesta, el abanderado del priísta Mikel Arriola proyectó atacar el problema de la inseguridad mediante la instalación de un millón de cámaras, apoyadas también del uso de aplicaciones en teléfonos inteligentes.

La nota aquí.