CIUDAD DE MÉXICO, 30 de octubre de 2019.- El Gobierno federal tomó la decisión de suspender en Culiacán la aprehensión con fines de extradición de Ovidio Guzmán López, hijo de El Chapo Guzmán, porque el Cártel de Sinaloa amenazó con expandir la violencia a los estados de Chihuahua, Sonora y Durango.

El titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Luis Cresencio Sandoval, explicó este miércoles desde Palacio nacional, en la conferencia matutina donde estuvo el Gabinete de Seguridad, los detalles de la operación.

“Las acciones violentas fueron hacia las fuerzas militares que acudieron al objetivo, en las bases de operaciones con posibilidad de apoyar, a la familia del personal militar, y la emisión de mensajes con la intención de agredir directamente a la ciudadanía, además en Chihuahua, Sonora y Durango”, explicó el general.

Insistió que se actuó para evitar daños colaterales y bajas propias dentro de la Sedena, y como existió coordinación con fuerzas estatales y municipales, de agentes de esas corporaciones.

Aseguró que toda actuación fue en apego a derecho, porque retuvieron transitoriamente a Ovidio Guzmán López, sin embargo, “nunca estuvo a disposición de ninguna autoridad judicial o ministerial”.

Más información aquí.