CHILPANCINGO, Gro., 16 de mayo de 2017.- El presidente municipal Marco Antonio Leyva Mena dijo que la capital no es Tierra Caliente y que ya se trabaja con la Policía Municipal para que no se repita un hecho tan lamentable como lo que les sucedió a los siete reporteros que fueron agredidos y asaltados en el municipio de Acapetlahuaya, ubicado en la zona Norte del estado.

El alcalde priista consideró que la situación en Chilpancingo no alcanza todavía a la de Tierra Caliente y afirmó que los reporteros de Guerrero deben tener las garantías de seguridad para poder llevar a cabo su labor de manera segura.

En otro tema, dijo que las policías comunitarias de la comunidad El Ocotito, tanto el Frente Unido por la Seguridad del Estado de Guerrero (FUSDEG) como la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) portan armas de grueso calibre que no son las adecuadas, “ni son las reglamentarias”.

Por ello dijo que es importante seguir en la ruta del diálogo, para que los grupos armados sepan que tienen que regirse bajo una norma y no violar la ley, como ha ocurrida en diversas ocasiones por portar armas que no son las adecuadas para la seguridad de los pueblos.