Tal y como reporta El Universal, “los cinco cuerpos desmembrados, encontrados el viernes dentro de una camioneta calcinada todavía no han sido identificados, informaron autoridades del municipio de Chilapa, en Guerrero”.

 

Y es que de acuerdo al vocero de Chilapa, Marco Alfredo Ángel Morales, tanto la Fiscalía General del Estado (FGE) de Guerrero como los miembros del Servicio Médico Forense (Semefo) aún no identifican los cinco cuerpos desmembrados y semi-calcinados que fueron abandonados a pie de carretera este sábado.

 

“Será hasta que la Fiscalía termine los trabajos de identificación de los cuerpos, cuando se podría tener la certeza de que pertenecen a los secuestrados. Sí hay una posibilidad de que sean ellos (las cinco personas secuestradas en la comunidad de Xiloxuchitan, tres comerciantes y dos arquitectos), pero hasta que no concluyan las periciales no podremos darlo como un hecho”, dijo Angel Morales en conferencia de prensa según El Universal.

 

Es resaltable que el presidente municipal de Chilapa, Francisco Javier García, informó esta mañana que ya habían sido identificados todos los cuerpos hallados la noche del sábado, dos de los cuales pertenecían al municipio.

 

Tal y como reportó Milenio en su edición digital, el edil fue entrevistado por Grupo Fŕomula hoy por la mañana, cuando precisó que “son dos ciudadanos de la cabecera municipal de Chilapa, los otros eran personas del estado de Morelos: uno empresario de la construcción y otros dos obreros que, al parecer, habían ido a hacer unos trabajos a comunidades del municipio”.

 

Esta declaración se produce luego de que el propio secretario de Seguridad Pública del municipio, Job Encarnación, precisara el domingo que, efectivamente, dos de los cinco cuerpos sin vida fueron identificados por un familiar del municipio de Chilapa.

 

Se trataría entonces de Alejandro Díaz Navarro y Hugo Díaz Navarro, quienes fueron plagiados el pasado miércoles 26 por un comando armado en las inmediaciones del poblado de Xiloxuchitlán, en Chilapa junto a Vicente Apreza García (empresario de la construcción), Jesús Romero Mujica (arquitecto) y Mario Montiel (arquitecto). Estos tres últimos aún permanecen en absoluta calidad de desaparecidos.

 

La tragedia en Chilapa se suma al aún no esclarecido hallazgo del pasado jueves 27 de noviembre, cuando otros 11 cuerpos calcinados fueron arrojados a la carretera, por lo que en ese sentido, el alcalde Francisco Javier García estableció que la situación de inseguridad en Chilapa “se debe a que se están peleando el lugar dos grupos de la delincuencia organizada y que estos se han estado enfrentando, han estado secuestrando gente, y esa es la manera en que se están ellos confrontando aquí”.

 

En ese sentido, el presidente municipal lamentó que esto ocurra a pesar de que en el municipio hay presencia de al menos 500 militares y 30 de fuerzas especiales, sin mencionar que en estos momentos se tiene presencia de 2 mil elementos de la Policía Federal que buscan a los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa y otros mil 300 gendarmes que a partir de hoy resguardarán la Autopista del Sol y el puerto de Acapulco a fin de que el turismo no vuelva a decaer.

 

Leer más en El Universal y Milenio