ACAPULCO, Gro., 23 de marzo de 2018.-La empresa Coca-Cola FEMSA cerró de manera indefinida sus instalaciones en Ciudad Altamirano, tras las constantes agresiones a sus empleados y colaboradores.

Quadratín Guerrero informó que la Policía Federal frustró un ataque a esas instalaciones esta madrugada, donde detuvo a un agresor y decomisó un arma y varias bombas molotov.

En un comunicado, la compañía refresquera informó que con esta medida busca anteponer la seguridad de los más de 160 colaboradores que laboran en el Centro de Distribución.

“La falta de condiciones necesarias para operar de manera eficiente y segura en esta zona del estado de Guerrero, así como la reciente agresión injustificada hacia uno de nuestros colaboradores, llevó a la empresa a tomar esta decisión”, indicó.

Asimismo lamentó “que la ausencia de un estado de derecho y la prevalencia de la impunidad que afecta a la región la lleve a detener sus labores en un territorio en el que ha tenido presencia por más de cuatro décadas, generando valor económico y social a sus clientes, consumidores, comunidad, colaboradores y familias”.

Por último denunció que desde enero de este año, los empleados del Centro de Distribución de Coca-Cola FEMSA en Ciudad Altamirano “comenzaron a recibir constantes amenazas y agresiones por parte del crimen organizado, así como afectaciones a las instalaciones de la empresa”.