ACAPULCO, Gro., 14 de mayo de 2019.- El alcalde perredista de Chilpancingo, Antonio Gaspar Beltrán dijo que en la capital del estado han tratado de convivir con los grupos de civiles armados, ya que “desgraciadamente hay que reconocer que han sido también necesarias” ante la insuficiencia de policías municipales.

En entrevista al salir de una reunión en la Promotora Turística (Protur) con el gobernador Héctor Astudillo Flores y el coordinador del Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (Inafed), Rafael Cortés Gómez, el presidente municipal informó que en Chilpancingo tienen aproximadamente 130 agentes municipales, lo que significa 60 por turno, para 300 mil habitantes, por lo que indicó, se necesitan al menos 500 efectivos para la seguridad.

Calificó de rumores las declaraciones del obispo de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, quien apuntó que la incursión del Frente Unido de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero a Xaltianguis, en apoyo al grupo conocido como Los Dumbos, es porque quiere llegar a la capital por el corredor de El Ocotito.

Al respecto, expresó que Chilpancingo es un municipio con grupos civiles armados en Petaquillas, Ocotito y la zona de la Sierra, pero aseguró que con la presencia de efectivos de la Guardia Nacional, será suficiente para reducir los índices de violencia en la ciudad.