ACAPULCO, Gro., 22 de julio de 2017.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró de manera total temporal un predio donde se llevó a cabo el cambio de uso de suelo en áreas forestales para explotar un banco de material pétreo en la colonia El Naranjo, de Iguala, por no contar con la autorización de impacto ambiental que emite la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

De acuerdo con un boletín, inspectores de la delegación de Profepa en Guerrero visitaron el predio ubicado en el kilómetro 113.22 de la carretera federal Iguala-Taxco, donde se descubrió la remoción de vegetación característica del ecosistema de selva baja caducifolia en una superficie aproximada de 13 mil 471.88 metros cuadrados, en donde se llevaron a cabo cortes de taludes de hasta 45 metros de altura.

En dicha superficie se constató la instalación de una cribadora, maquinaria pesada tipo oruga con punta de martillo y un área de almacenamiento de material pétreo tipo caliza.

Al pedir la autorización de impacto ambiental para hacer el cambio de uso de suelo en áreas forestales, el responsable de la obra respondió no contar con ella.

Por esta razón y al considerar que la pérdida de cobertura vegetal forestal aceleramiento de los procesos de erosión del suelo, además de ocasionar la fragmentación de corredores biológicos, con base en el artículo 170, Fracciones I y II, de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA), se impusieron como medidas de seguridad la clausura total temporal y el decomiso precautorio de la maquinaria.

La multa a la que se podrían hacer acreedores quienes realicen obras de competencia federal sin contar con la autorización de impacto ambiental correspondiente, va de los 30 mil hasta 50 mil pesos.