CIUDAD DE MÉXICO, 12 de junio de 2018.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) enfatizó que la política migratoria en nuestro país vive momentos de incertidumbre, ya que las ideas y sentimientos de supremacía y los discursos de odio y xenofobia prevalecientes en las políticas públicas y en la cultura de la sociedad deben erradicarse, y debe darse especial atención a niñez y adolescencia en contexto de migración, separación de familias, integrantes de la comunidad LGBTTTIQ, connacionales repatriados, solicitantes de refugio y víctimas del Desplazamiento Forzado Interno (DFI).

De manera especial llamó la atención sobre las personas en contexto de migración internacional en su tránsito por México, sobre todo niñez acompañada y no acompañada, que requiere un abordaje prioritario y urgente en política pública; la frecuente detención de personas de la comunidad LGBTTTIQ en dicha situación, y connacionales que han sido repatriados, campo que hay un vacío en las políticas públicas que sistematicen todos los programas de apoyo (federales, estatales y locales) para brindarles acompañamiento desde que retornan hasta su integración en una comunidad desde los enfoques social, económico, político y cultural.

Puso énfasis en el problema que representa la separación de familias en Estados Unidos como consecuencia de la campaña “tolerancia cero”, que deja a niñez y adolescencia bajo custodia del Estado mientras los adultos son sometidos a juicio, práctica a la que se opone este Organismo Nacional porque pone en entredicho el derecho de las personas a la unidad familiar y el interés superior de la niñez, por lo cual se promueve la intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que tenga como resultado el respeto a los derechos de todas las familias migrantes y de sus integrantes en los Estados Unidos.

Más información aquí.