ACAPULCO, Gro., 12 de diciembre de 2015.- Los televisores de bulbos comienzan a ser abandonados en las calles de Acapulco, lo que representa un riesgo de contaminación para la población.

A partir de que el gobierno federal comenzó a entregar televisores digitales en el Centro Internacional Acapulco (CIA), los aparatos electrónicos empezaron a desecharse en basureros y en vía pública.

Adriana Acosta, vecina de la calle Vicente Guerrero ubicada en Barrios Históricos,  dijo que lamenta que se estén desechando los televisores y que es un acto de irresponsabilidad tanto de la población como de los gobernantes “porque no nos han dicho dónde debemos llevarlas, si se supone que ya no servirán cuando se dé el apagón”.

Personal del barco Esperanza de la organización ambientalista Greenpeace, que visitó el puerto en septiembre precisamente con el tema del apagón analógico, afirmó que no es necesario deshacerse de los televisores de bulbos y que ante la desinformación de las autoridades se podría contaminar el ambiente debido a los elementos y materiales con los que están fabricados dichos aparatos.

De igual modo, según explicó el ingeniero en Telecomunicaciones Raffra López, no es necesario adquirir un nuevo televisor ya que con un decodificador podría captarse la señal digital.