CHILPANCINGO, Gro., 19 de agosto de 2014.- Con disparos al aire y cánticos religiosos, familiares, amigos y compañeros despidieron al Policía Ciudadano José Luis Jaimes Salgado, asesinado de un escopetazo la tarde del lunes.

El cuerpo del comunitario fue velado en su domicilio, en una vivienda humilde de la colonia Bordito Chivero, el cual fue resguardado por la Policía Ciudadana.

A las 16:00 horas el féretro fue trasladado a la iglesia de Xaltianguis, escoltado por los deudos y varios comunitarios.

Sin embargo, el cura se encontraba fuera del pueblo, por lo que solamente se elevaron algunas oraciones por el eterno descanso de Jaimes Salgado.

Posteriormente, el contingente se dirigió al panteón municipal, donde sepultaron con honores al Policía Ciudadano.

Cuando el féretro fue descendido al sepulcro, los comunitarios dispararon sus rifles al cielo en señal de duelo y honor.