ACAPULCO, Gro., 25 de abril de 2020.- Para reducir la movilidad, cortar cadenas de contagio y proteger a los ciudadanos ante el aumento de casos de COVID-19, más de 100 personas fueron persuadidas la noche del viernes para dejar el espacio público y guardar la cuarentena en sus casas, durante operativos desplegados en la franja turística, colonias y comunidades de Acapulco.

De acuerdo con un boletín, el secretario General del Ayuntamiento, Ernesto Manzano Rodríguez, informó que por instrucciones de la alcaldesa Adela Román Ocampo, se han reforzado los operativos y las medidas de prevención, para concientizar a los ciudadanos y que no pongan en riesgo su propia vida y la de sus familias, al ignorar las recomendaciones establecidas en la fase 3 de la pandemia.

“Este viernes por la noche se detectaron a más de 50 personas, entre hombres, mujeres y menores de edad, que estaban reunidas en un templo evangelista ubicado en la comunidad El Bejuco (en la zona rural al oriente de Acapulco), no guardaban la sana distancia ni usaban cubrebocas. Se hablo con ellos y los invitamos a que regresaran a sus casas tras advertirles que sus vidas estaban en peligro”, dijo el funcionario.

En otra acción ejecutada durante los operativos conjuntos con Ejército, Marina, Guardia Nacional y Policía Estatal, el también vocero del Grupo de Coordinación Territorial para la Construcción de la Paz en Acapulco, dijo que se disipó a un grupo de 7 personas, cinco hombres y dos mujeres, reunidas en el callejón Morelos y Calle Hornitos, en la colonia Centro de la ciudad, donde ingerían bebidas embriagantes.

Además fueron cerrados los bares “Oficina” y “Nostalgia Americana”, ubicados en el área del Mercado Central, donde se desalojaron a 32 personas y se iniciaron procedimientos administrativos a los propietarios, bajo advertencia de que serán multados y clausurados, incluso podrían revocarles la licencia de funcionamiento, si reinciden en abrir durante la cuarentena ampliada hasta el 30 de mayo.

En una miscelánea ubicada en la colonia Cayaco, 4 personas del sexo masculino que consumían cervezas afuera de una miscelánea con razón social “ADA”, fueron invitadas a retirarse del lugar, y el propietario del establecimiento fue advertido que procederían a clausurar el local si reincidía en vender bebidas con alcohol por las noches, mientras permanezca la emergencia sanitaria.

Manzano Rodríguez informó también que un grupo de 8 personas de ambos sexos, socializaban consumiendo bebidas alcoholizadas en el mirador de la Escénica Clemente Mejía Ávila, mismas que fueron invitadas a retirarse por los trabajadores municipales y elementos de seguridad, acatando las recomendaciones tras escuchar las medidas de protección que deben adoptar por la pandemia de COVID-19.