ACAPULCO, Gro., 18 de julio de 2019.- La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del estado concluyó que no existe evidencia de alguna posible violación a los derechos humanos de cadetes mujeres de la Universidad Policial (Unipol), pues aseguró que en entrevistas recabadas, las alumnas negaron que los hechos de la denuncia fueran verdad y por lo tanto no presentaron queja.

En un boletín, la SSP indicó que tras conocerse la denuncia anónima que circuló en redes sociales y medios de comunicación, de manera inmediata su Unidad de Contraloría y Asuntos Internos inició la investigación correspondiente para deslindar responsabilidades y determinar la veracidad de los hechos, por lo que, como medida cautelar, decretó la suspensión del rector de la Unipol, Arturo Lima Gómez, y el director de Adiestramiento, Néstor Cruz Rosalino. 

Agregó que como parte de las diligencias, se integró un grupo de trabajo con personal de la Secretaría de la Mujer y de la Secretaría de Contraloría y Transparencia Gubernamental, quienes entrevistaron de manera individual y colectiva a las cadetes, quienes manifestaron que ninguna de ellas había sido objeto de hostigamiento y acoso por parte de servidores públicos de la Unipol. 

Por lo anterior, se concluyó la investigación y se determinó “la no responsabilidad administrativa de los involucrados en virtud de que la denuncia no fue ratificada por las cadetes y no se pudo establecer algún tipo de violación a los derechos humanos de las mismas; en consecuencia, se dejaron sin efectos las medidas cautelares decretadas a los servidores públicos de la Unipol”. 

Mencionó que “se detectaron algunas anomalías que fueron corregidas en el proceso de investigación, las cuales no son graves y no tienen nada que ver con los hechos señalados”, 

En el boletín también se indicó que la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) inició el expediente de queja número 2VG/047/2019-II y con base en sus investigaciones, el 10 de julio del año en curso dictó un Acuerdo de Conclusión y Archivo Definitivo del expediente de queja por advertirse “una evidente falta de materia para continuar con su trámite, concluyendo, que no existe evidencia de alguna posible violación a los derechos humanos de las cadetes, en razón de que en las entrevistas recabas por el organismo defensor negaron que los hechos de la denuncia fueran verdad y por lo tanto no presentaron queja”. 

Sobre las fotografías que acompañaron las publicaciones, la CEDH determinó que no son idóneas para evidenciar alguna posible violación a los derechos humanos, “ya que están muy oscuras, no muestran registro de la hora y fecha en que fueron tomadas y no es posible determinar si las siluetas que en ella se observan sean de las cadetes”.