ACAPULCO, Gro., 19 de agosto de 2020.- Un grupo de unas 20 personas, entre ellas servidores de la Nación de la Delegación del gobierno federal, impidieron la inauguración del centro de salud ampliado de Florencio Villarreal (Cruz Grande), lo que obligó al gobernador Héctor Astudillo retirarse del sitio.

Los inconformes cerraron con candado el inmueble recién concluido, pero antes, lo recorrieron en grupos de cinco personas con el secretario de Salud estatal, Carlos de la Peña Pintos.

De acuerdo con testigos, el gobernador Héctor Astudillo Flores llegó al sitio para encabezar desde allí la transmisión de actualización de cifras de coronavirus, pero ante el tumulto y la exigencia de los inconformes, se retiró del sitio.

Los manifestantes exigían con pancartas que el presidente municipal Wilbert Said García Trujillo cumpliera su promesa de construir un hospital, no un centro de salud.

Al respecto, la directora de Comunicación Social del gobierno del estado, Erika Lührs Cortés denunció que el reducido grupo de personas está “más ligado a intereses políticos que de otro tipo”, lo cual impidió que no se pusiera en operación.

Durante la transmisión de actualización de cifras, la funcionaria dijo que el inmueble llevaba más de cinco años abandonado en obra negra, antes de que llegara el gobernador Astudillo Flores.

“No se había terminado siquiera la obra negra y mucho menos equipado. El gobernador Astudillo, al inicio de la pandemia se propuso como un asunto prioritario que este centro de salud fuera terminado y no solamente como un centro de salud, sino además con servicios ampliados”, dijo.

El inmueble cuenta con una sala de quirófano, una de expulsión, rayos X digital, urgencias, ultrasonido y, consultorios computarizados para hacer eficientes los servicios y el trabajo de los médicos. Además, incluye la habilitación de ventiladores mecánicos para pacientes con síntomas respiratorios graves por el Covid 19.

En su oportunidad, el secretario Carlos de la Peña dijo que el anterior centro de salud es obsoleto, por lo cual la conclusión de una etapa del nuevo centro de salud ampliado, será modificado para brindar más servicios, dependiendo de la demanda de la población.

Posteriormente Lührs Cortés hizo “un llamado muy respetuoso a quienes confunden la política con la salud, de que este no es el momento”, pues existe una emergencia nacional por la pandemia del coronavirus.

“No es momento de buscar un conflicto político al margen del problema de salud”, argumentó.