CHILPANCINGO, Gro., 27 de diciembre de 2018.- El Congreso del Estado guardó un minuto de silencio por la muerte de la gobernadora de Puebla Martha Érika Alonso y su esposo, el senador Rafael Moreno Valle registrada el 24 de diciembre; en la sesión, la diputada de Morena Erika Valencia Cardona consideró que aún no hay certeza de que los cuerpos localizados en la zona del siniestro sean los de ellos y los señaló de estar sujetos a investigación por diversos delitos.

En el apartado de intervenciones de la primera sesión de este jueves, la diputada panista Guadalupe González Suastegui solicitó la palabra para exigir al gobierno federal que se haga una investigación transparente y responsables, y expresó que no puede haber un nuevo México basado en odio y que no debe haber dos tipos de mexicanos.

“Puebla hoy llora la tragedia ante un hecho como el acontecido, lo mínimo que se puede pedir es un respeto (…) y la prudencia política, así como hace no acudir a un funeral de Estado debe orillar a otro que, si no tiene nada bueno que decir quedarse callado al menos durante un periodo razonable de luto”, expresó.

Por la fracción del PRD, la diputada Perla Edith Martínez Ríos llamó a no ser parte de las especulaciones para convertir una tragedia en reyerta política y dijo que con lo ocurrido se modifica el panorama político y podría generar la primera crisis política para el incipiente gobierno federal, pues a raíz de la tragedia se ha expresado con fuerza la división del país y el mundo virtual y los espacios en medios de comunicación se han convertido en un campo de batalla.

Expresó que acusar sin pruebas no conducirá a la verdad, y al finalizar su participación solicitó guardar un minuto de silencio.
Al tomar la palabra a nombre de la bancada de Morena, Valencia Cardona dijo aclarar que el gobierno federal ha pedido una investigación exhaustiva en ese caso y pidió que no se lucre con “estas desgracias” ni hacer acusaciones sin fundamentos ni pruebas.

Sostuvo que el gobierno federal tiene el compromiso y disposición para que se conozca la verdad y no se ocultará nada, sin embargo, aseveró que no adelantará información hasta que no se tenga un dictamen serio, creíble y no dé lugar a dudas.

“Hasta el día de hoy no tenemos con certeza pruebas que hayan sido identificados con certeza los cuerpos de las personas que iban en el helicóptero, sí hay información también de que las personas de nombre Martha Erika Alonso y Moreno Valle también serían investigado en estos días, iniciaría la auditoría, porque tienen acusaciones de desvíos de recursos, de corrupción, huachicoleo y fraude electoral”, señaló.

La postura de la bancada provocó gritos de “respeto”, “respeto a los muertos”, “respeto a la memoria”, sin embargo, la diputada continuó para demandar una investigación exhaustiva y que no se hagan acusaciones sin pruebas.

“La realidad es que sí hay una investigación sobre estas personas que hasta ahora no sabemos si son fallecidos, hasta que tengamos las pruebas contundentes y certeza de que sean identificados los cuerpos”, agregó.

Posteriormente subió a tribuna el priísta Omar Jalil Flores Majul, quien calificó el caso como delicado porque ha generado polarización, y expresó que las posturas como la que lo antecedió no favorecen al clima democrático y por el contrario, agudizan la división, la violencia verbal y el fanatismo, además de propiciar el clima de sospecha de magnicidio.

También hizo un llamado respetuoso por las desafortunadas declaraciones de un diputado federal, en aparente alusión a Gerardo Fernández Noroña, de quien dijo, expresó sin oficio político su desagrado contra la pareja política al combatirlos desde que falleció en tan trágico suceso.

Ante ello, indicó que en la derrota o en el infortunio se ven los tamaños de los adversarios. “Esta persona y este diputado federal, aunque quiera y aspire no va a tener, pues siempre será sin duda un golpeador de barrio”.

Asimismo consideró como un desaire “del máximo exponente del poder federal” al no asistir a los funerales de los adversarios políticos.

Hizo un llamado a las secretarías de Gobernación, de Seguridad Púbica y Comunicaciones y Transportes, así como a la Procuraduría General de la República, para que integren equipos necesarios de carácter independiente y autónomo en sus procesos de investigación del gobierno federal.

También a incluir a instituciones conocedoras del funcionamiento de siniestros de la administración federal de aviación de Estados Unidos y la Agencia de Seguridad Europea.